Cómo hacer una bandolera portabebés de anillas DIY

Vamos a hacer una bandolera portabebés de anillas. Es un portabebés fácil de usar y nada complicado de hacer, por lo que es muy popular entre las familias que portean y no debe faltar en ninguna portabebeteca.

Materiales que necesitamos:

  • Tela. Debe medir 70 cm de ancho (después de coser los dobladillos). El largo es opcional, pero debe estar alrededor de los 2 metros (más 15 cm que “se pierden” al doblar la tela para poner las anillas). Para hacer la bandolera de este tutorial se han usado 185 cm de tela de fular.

La tela de fular es la mejor para hacer bandoleras, porque mantiene todas las ventajas de estos portabebés: resistencia, elasticidad diagonal, están libres de sustancias nocivas tanto en tejidos como en tintes… Y además ya vienen los dobladillos hechos. Puedes comprar tu tela para bandolera portabebés aquí y elegir el largo que prefieras, 1´85 ó 2´30 metros.

  • Anillas de aluminio SlingRing o Fidella. Son las mejores anillas para bandoleras portabebés porque pesan poco al estar hechas de aluminio, y están fundidas en una sola pieza, por lo que no tienen soldaduras por donde pudieran abrirse. Puedes comprar tu par de anillas aquí.
  • Tijeras, plancha, tiza o jabón para marcar, alfileres, hilo y máquina de coser.

 

PASO 1: preparar la tela para nuestra bandolera portabebés

Damos por hecho que la tela está lavada para evitar que encoja después de hacer la bandolera.

Como estamos usando una tela de fular, no necesitamos hacer dobladillos (¡yupi!). Si tu tela los necesitas, éste es el momento. Puedes dejar el extremo superior, donde irán las anillas, sin dobladillo (de momento).

En el extremo superior, y con la cara principal de la bandolera hacia abajo, marcamos con la plancha un doblez de 2 cm de ancho.

Después marcamos otro de 13 cm de ancho, lo que suma 15 cm en total.

Ten estos 15 centímetros en cuenta a la hora de medir la tela antes de cortarla.

 

 

Paso 2: hacer marcas para la costura

bandolera_portabebes_DIY (4)Para saber dónde tiene que quedar la tela cuando estemos cosiéndola, os recomiendo hacer una marca  que recorra todo el ancho de la tela.

TRUCO: para marcar sobre el gris oscuro (la línea horizontal continua) he usado una pastilla de jabón muy desgastada.

Para marcar sobre el gris clarito he usado una tiza de color rosa. Estas marcas verticales nos sirven para saber dónde colocar los alfileres para que la tela no se nos mueva cuando estemos usando la máquina de coser.

 

Paso 3: poner anillas y alfileres

Pasamos la tela por las dos anillas (por las dos, ojo, que en la foto parece que sólo hay una, pero hay que poner las dos).

Vamos poniendo alfileres siguiendo las marcas que hemos hecho antes. Así la tela no se moverá ni resbalará cuando la estemos cosiendo.

Os tiene que quedar como en la imagen de la izquierda, en forma de medio círculo.

Este plegado es nuestro favorito porque podemos abrirlo o desplegarlo en nuestro hombro según necesitemos. Se le conoce como plegado sakura, aunque aquí le llamamos “el plegado desplegado”.

 

Paso 4: ¡empezamos a coser!

Ya teníamos ganas de usar la máquina y empezar a dar puntadas, ¿verdad? Pues vamos a ello, sin pausa, pero sin prisa.

Empezamos con este prensatelas. No sé si tiene nombre. Para mí es el simétrico con esquíes. Vamos a ir siguiendo el borde del primer doblez que hicimos.

Esta costura va a ser la central de 3 costuras que llevan nuestras bandoleras.

Empezamos haciendo puntadas rectas, con tensión auto ó 4 (tensión media, según la máquina que uses se llamará de una u otra forma) y longitud 1. Me gusta empezar despacito y con buena puntada.

Coso 2 centímetros con la longitud de puntada 1, cambio al 2, y coso el mismo largo hacia atrás.

Siempre, al empezar y al terminar cada línea, coseremos 3 veces esos primero (o últimos) 2 centímetros.

Esto sirve para reforzar las costuras de nuestra bandolera portabebés en las zonas más débiles y que más sufren cuando la estamos ajustando.

 

Cuando llegamos al punto de partida cambiamos a longitud 3 y volvemos a coser hacia delante. Ahora sí, cosemos todo el ancho de nuestra bandolera.

Aprovecho la foto de arriba para mandaros ánimos, ¡ya queda menos! Y también para enseñaros las ruedas de mi máquina de coser. Sólo iré tocando la de la derecha, la que cambia la longitud de la puntada.

Al llegar al final de la línea, cambiamos a longitud de puntada 2 y cosemos 2 centímetros hacia atrás, y luego en longitud 1 hacia delante.

 

Paso 5: seguimos cosiendo

Para hacer las dos líneas que nos quedan, a mí me gusta cambiar el prensatelas por éste, el de las cremalleras.

TRUCO: con este prensatelas puedo coser más cerca del borde y queda genial la costura.

Recordad que hacemos 2 centímetros con la longitud 1, otros 2 hacia atrás con la longitud 2, y todo recto hasta el final con la longitud 3.

Al llegar a los últimos 2 centímetros volvemos a hacer el 3, 2, 1.

¡Segunda costura terminada!

Ésta es ya la tercera y última costura que le vamos a hacer a nuestra bandolera.

Nos volvemos a guiar por el extremo de la tela donde está el doblez y lo vamos siguiendo.

Si queréis que la tercera costura quede más alejada, moved la aguja hacia la derecha. En mi máquina se hace moviendo la rueda que sale en el centro en la foto de arriba donde sale mi máquina.

Yo no he tocado la posición de la aguja en ningún momento mientras cosía esta bandolera portabebés.

Recordad el 1, 2, 3 al empezar la costura, y el 3, 2, 1 al terminarla.

¡Y ya hemos acabado! Así queda nuestra bandolera viendo las costuras por la parte de dentro de la bandolera portabebés (imagen de la izquierda), y por fuera (imagen de la derecha):

 

Paso 6: ¡terminamos!

A algunas personas les gusta decorar la cola de su bandolera (el extremo que “cuelga” cuando llevamos al bebé en ella). A esta bandolera portabebés no le hacía falta ningún adorno más, ¡es preciosa! Así que simplemente le hemos puesto nuestra etiqueta y ya está lista para conocer a la familia que la está esperando y para acunar a su bebé con ronroneos de “gato”.

 

¿ Os ha gustado este tutorial? Os invitamos a compartirlo en vuestras redes sociales.

La tela utilizada es de un Hoppediz Masasi, un precioso fular de algodón tejido en jacquard y transformado en bandolera. Puedes encontrarlo en nuestra tienda online, Cada Mochuelo a su Olivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *